La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la menopausia natural como la cesación permanente de la menstruación, determinado de manera retrospectiva tras 12 meses consecutivos de amenorrea sin causas patológicas y como resultado de la pérdida de actividad folicular ovárica. Al nacer la mujer tiene alrededor de 700,000 folículos, sin embargo, este número cae a 70,000 alrededor de los 40 años de edad, decreciendo este número gradualmente hasta su casi completa desaparición a los 50 años.

Algunos síntomas físicos y psicológicos que se presentan son los siguientes:

a) Disminución del deseo sexual: Está asociado con la disminución de estrógenos circulantes, lo que trae como consecuencia la disminución de irrigación sanguínea en la zona de la vagina y por lo tanto menos sensibilidad.

 

b) Calor inesperado (bochorno): La sensación repentina e intensa de calor en el rostro y la parte superior del cuerpo, que puede estar precedida o acompañada de agitación, sudor, náuseas, mareo, ansiedad, dolor de cabeza, debilidad o una sensación de sofocación.

 

c) Dolor de cabeza y articulaciones: Se producen por la reducción de masa muscular que empieza a partir de los 30 años y que se incrementa a partir de los 50, dejando como muestras evidentes la pérdida de fuerza, el debilitamiento y el mayor riesgo de fracturas.

Durante esta etapa es importante que se tenga una buena alimentación, además de realizar ejercicio, lo importante es estar en movimiento para activar la circulación y levantar el ánimo. Si los síntomas de la menopausia son fuertes debes consultar a tu médico.