POSICIONES SEXUALES

El objetivo de todos los juegos y las posiciones eróticas es aumentar el placer y la complicidad sexual. Algunas posturas son de fácil ejecución y otras requieren mayor flexibilidad o disposición.

Hay parejas que sólo usan una posición para sus encuentros sexuales, con escasas variantes y juegos, lo que va convirtiendo sus encuentros en una rutina. Existen muchas variantes que puede ser más placenteras y lograr tener orgasmos más fácilmente.

POSTURAS SEXUALES PARA EL PLACER FEMENINO

Al igual que los hombres, las mujeres disfrutan más con unas posturas que con otras.

Durante las relaciones con tu pareja, es fundamental que los dos disfruten de un momento relajado, placentero y satisfactorio para ambos.

Existen muchas posiciones sexuales, pero sólo algunas le dan a las mujeres la cantidad de placer suficiente para lograr un orgasmo. Por ello, te comparto las 3 posiciones sexuales donde la mujer disfruta más.

Estas posturas sexuales se caracterizan por lograr una penetración profunda, ayudando a estimular el punto G y el clítoris.

La mujer arriba

Si te sientes insegura en la cama y quieres encontrar una posición donde te puedas sentir en control y mucho más confiada.

Siempre que la mujer se coloque encima del hombre durante el sexo, podrá controlar mejor el ritmo y el ángulo de la penetración. Esto resulta favorecedor porque se estimula el punto G y tanto la mujer como su pareja tendrán acceso libre para estimular el clítoris.

Para mayor placer, se pueden agregar algunas variantes como que la mujer se recline un poco hacia atrás mientras la pareja le acaricia el clítoris. También puede practicarse con el hombre sentado en la cama, la silla o un sofá.

Tornillo

En esta posición sexual, ella debe ponerse bocarriba sobre el borde de la cama mientras estira las piernas para formas una L con el cuerpo. Luego, él debe ponerse de rodillas y penetrarla mientras acaricia sus senos.

En esta posición, se estimula el clítoris con la fricción de los labios vaginales y la penetración.

El misionero con un toque extra

La postura del misionero es aquella en la que el hombre se recuesta sobre la mujer y es una de las más populares, sin embargo, hay formas de hacerla más placentera y sexy.

Las piernas de la mujer deben estar flexionadas y apoyando sus pies en el pecho de su pareja. La penetración se vuelve más profunda en esta posición y cuanto más se eleven las piernas, más profunda será. Si la mujer es flexible, la elasticidad de su cuerpo la hará sentir sexy y elevará la confianza.

En cuatro

También conocida como de perrito, esta posición es una de las más conocidas, es una de las preferidas ya que logra la estimulación del punto G, las paredes vaginales, el clítoris es estimulado por el contacto de la pareja, que tiene las manos libres para poder estimular varias zonas erógenas.

Por último, no olvides que para lograr el placer que quieres, las fantasías sexuales y la conexión de la mente con el cuerpo son muy importantes.

 

 

El sometido

En esta posición ella lleva el control de su placer, ya que mientras su pareja está acostada, ella se sienta de frente o de distintas maneras y profundidades durante la penetración.