Para disfrutar de esta práctica sexual primero debes sentirte cómodo(a) con tu cuerpo y con lo que le da placer.

La primera recomendación es que lo practiques por tu cuenta, estar a gusto contigo mismo te ayudará a estarlo con tu pareja.

Empezar con un juguete adecuado es esencial, en especial con uno que vibre ya que puede provocar una sensación similar, es importante elegir bien el juguete por temas de seguridad ya que es de mucha importancia poder meterlo y sacarlo sin problema.

No es recomendable practicar sexo anal de una manera rápida o con prisa y mucho menos bajo los efectos del alcohol, si lo vas a experimentar debe de ser con alguien de confianza y con quien te sientas tranquilo(a)

El dialogo antes y durante es muy importante ya que debes de decir lo que te da placer y lo que no, la otra persona debe de saber si te molesta algo o para escuchar tus observaciones.

Para alguien que es principiante  en el sexo anal debe practicar con juguetes sexuales (lo recomendable) para pasar al siguiente paso, en el cual necesitará de las siguientes cosas:

  • Preservativos
  • Consolador
  • Arnés (En caso de ser lesbiana)
  • Lubricante (Lo más importante)

El lubricante debe de ser a base de silicona, si se hace en la bañera o ducha es recomendable uno a base de agua (sea cual sea no escatimes en cantidad).

Usa siempre preservativo en el sexo anal para evitar enfermedades de transmisión sexual (ETS) y por motivos de higiene, además en caso de usar juguetes sexuales asegurarse de que están limpios también.

Como recomendación adicional ese día no ingieras picante y entre más suaves los alimentos mejor (plátano, arroz, pescado).

Evita el uso de enemas .Hay dos grandes motivos para evitar usar un enema:

  • Anatómicamente, los enemas no tienen sentido. En medicina, un enema es la introducción de un líquido por el ano para limpiar y descargar el intestino.
  • Tu recto puede irritarse si es la primera vez que utilizas un enema.

LAS MEJORES POSTURAS PARA REALIZARLO SON:

  • La postura de la cuchara será tu mayor aliada. En esta postura la penetración no será ni demasiado rápida ni demasiado profunda.
  • En la ducha o en la bañera, la mejor postura es ponerte de pie y de espaldas a tu pareja. Pero asegúrate de tener algo firme a lo que agarrarte.

Al principio puede parecer que tienes ganas de ir al baño cuando te penetran. Esa suele ser una parte de la sensación del sexo anal, pero si la puedes soportar unos minutos, lo habitual es que desaparezca.

El dolor varía dependiendo de la persona, pero nunca debería ir más allá de un 3 o un 4 en una escala del 1 al 10. Nada que no se pueda solucionar con un ibuprofeno después del coito, pero bajo ninguna circunstancia uses lubricante desensibilizante, especialmente si aún eres principiante.