Desde hace mucho tiempo se ha mantenido esta disputa social entre el machismo y feminismo, incluso si logramos abstraernos del tema y verlo como un indicador histórico podemos observar los cambios que ha tenido el machismo a lo largo de la historia, respondiendo a las necesidades sociales de la actualidad en la cual esté sucediendo.

 

En esta época del conocimiento instantáneo traemos a la luz pública una lista de expresiones coloquiales en la sociedad que, aunque no lo parezcan podrían guardar algún tinte machista en ellas. Dado que nuestra especialidad son los vínculos y relaciones humanas que giran en torno a la sexualidad, aquí les traemos 5 frases machistas en la cama y el mensaje solapado que traen consigo.

 

“La que tenga tienda, que la atienda”

Refiriéndose a una solicitud para tener relaciones sexuales, esto es una desagradable manera de enviar el mensaje de que, en caso de que el hombre no se sienta satisfecho sexualmente suele amenazar de una forma pasivo-agresiva con buscarse otras parejas sexuales.

 

“Es que uno es hombre y tiene necesidades, por eso todos somos infieles”

Es cierto que existe una predisposición biológica en el hombre a tener mayor apetito sexual que la mujer en la mayoría de los casos, o al menos poder enfocarse en la actividad sexual durante más tiempo, sin embargo, ninguna explicación de la biología humana propone que el hombre socialmente pueda ser infiel, la fidelidad es una conducta humana que sencillamente responde al nivel de compromiso y compenetración que tengas con tu pareja. Es importante definir en este punto tan polémico que el nivel de fidelidad o lealtad es independiente a cada relación y que estas variables responden a los acuerdos previos que tengan, es decir si han contemplado la posibilidad de tener sexo con otras parejas, no es una falta para la relación hacerlo, siempre y cuando se tenga el acuerdo previo.

 

El uso de algunos apodos como “princesa”, “reina”, “mami”, “chiquitita”, “baby” o cualquiera derivado o sustituto de estos.

Estos apodos pueden tener un trasfondo de ansias de dominio latente, de modo que a nivel inconsciente el hombre pueda buscar un posicionamiento de poder sobre su pareja, esto es un mecanismo de control tan complejo de entender que necesitaríamos toda una publicación de este tema, sin embargo, yo les recomiendo el uso de apodos personales que sean creados de situaciones que vivió la pareja. En el caso de las mujeres que usan términos similares, es importante tener en cuenta que culturalmente en Latinoamérica mantenemos modelos de crianza con matriarcados, a pesar de que en algunas latitudes el hombre toma una figura de “imagen de la familia”, estadísticamente somos las madres quienes llevamos muchos temas vitales de las familias.

“¡Vamos al grano!”

La mujer necesita un mayor tiempo de excitación que el hombre para que la vagina se lubrique, muchas veces cuando vamos a esas aventuras o “rapiditos” terminamos lastimadas por no haber lubricado suficiente, ya antes lo hemos conversado que las mujeres tardan 20 minutos en llegar al punto óptimo de excitación, en cambio el hombre solo necesita 3 minutos. Cuando los hombres piden “ir al grano” no necesariamente estemos excitadas y muchas veces ni si quiera llegamos al clímax, sin embargo, ellos sí, mi reflexión es: “orgasmos justos para todas y todos”.

 

“Es que me duele la cabeza, hoy no”

Esta frase es mencionada por algunas mujeres para evitar tener sexo por falta de ganas, sin embargo, me entristece y angustia que haya parejas que tengan que mentir en la cama para evitar tener sexo, siempre es mucho más saludable hablar de estos temas, así se compenetraran más entre ustedes, mejorando la comunicación, la comprensión y las vías de expresión sexual que pueden tener. Capaz al final si se animan y terminan teniendo relaciones sexuales.

 

Después de todo lo más importante es que tú misma decidas por tu cuerpo y tus genitales, recuerda que la responsabilidad de tu felicidad y libertad sexual está en ti y solo en ti, disfruta plenamente de este instinto de conservación primordial y abre tu mente al establecimiento de límites con los hombres y la exploración del disfrute.

WhatsApp ¿Deseas agendar una cita?