Esta pregunta es tan frecuente que jamás nos imaginaríamos la cantidad de mujeres que sienten dolor o molestias durante y/o después del sexo. El dolor durante las relaciones sexuales es más frecuente de lo que creemos.

¿Por qué no hablamos de esto con facilidad?

Básicamente por miedo a ser juzgadas, se tiene la creencia de que una infección vaginal viene de un acto sexual pecaminoso. Hoy te mostraré las causas principales del dolor durante el sexo y como puedes dejar esto en el pasado y disfrutar de una vida sexual plena.

La dispareunia o coitalgia es el nombre que se le da al coito doloroso tanto en mujeres como en hombres.  Comienza desde la irritación vaginal después del coito y va hasta un profundo dolor. También se define como dolor o molestia antes, después o durante la unión sexual.

Ocho de cada diez mujeres sienten de forma esporádica o permanente dolores que les impiden completar la penetración. Muchas veces este dolor impide totalmente la penetración, así que renuncian al sexo. ¿Eres tú una de ellas?

Los dolores esporádicos, en su mayoría pueden deberse a la falta de lubricación. En este caso lo más recomendable será utilizar algún lubricante artificial a base de agua (lo consigues en farmacias y sex-shop). Eviten en todo momento utilizar vaselina o aceites, esto podría ser peor.

En el caso de alguna infección u hongos vaginales lo recomendable es acudir al médico para tratar estas posibles causas, por favor no se automediquen.

Pero… hay otras molestias que pueden durar años o toda una vida. Es esa percepción de que “el pene no cabe” o “mi vagina es muy pequeña” … Esto es falso, la vagina es un órgano fuerte y elástico que se adapta a todo lo que entre o salga de ella.

Existe otra causa, la mayoría de las veces se da por miedo o nervios y es cuando la musculatura de la vagina se contrae involuntariamente impidiendo la penetración. Esta contracción es inconsciente y, generalmente, la mujer es incapaz de localizar la musculatura y, por lo tanto, relajarla. No podemos generalizar diciendo que todas las mujeres sufren una gran angustia o miedo inconscientes a la penetración y eso les hace contraer la vagina para impedirla.

En las mujeres que están en edad menopáusica la penetración puede resultar dolorosa debido a la sequedad vaginal.

El dolor durante el sexo también puede ser causado por otros problemas de salud, algunas enfermedades de transmisión sexual. Si tienes sospechas de esto, deberás acudir inmediatamente al ginecólogo para ser diagnosticadas y tratadas por un especialista.

Si es una razón emocional o una ansiedad la que está causando los problemas la terapia sexual puede ayudar.

Disfruta del juego previo a la penetración, de esta forma ambos estarán más excitados y alcanzarán mayores niveles de placer.

–  Si hay algunas posiciones sexuales que te son dolorosas, evítales y practica las que te resultan más placenteras, conoce tu cuerpo y descubre cuales son las posiciones más favorable para ti.

– Recuerda que el sexo no sólo es penetración. Prueba con sexo oral o la masturbación mutua. Explota tu erotismo con masajes, juegos, películas, juguetes, etc.

Si el dolor es persistente, no lo dejes pasar y consulta a un especialista que te ayude a determinar las causas y a tratar este problema. Evita las complicaciones y recobra el placer al tener sexo.

El conocimiento de nuestro cuerpo y nuestra respuesta sexual es esencial para vivir una vida sexual plena y satisfactoria, sin temores ni mitos que entorpezcan el disfrute de las relaciones sexuales.