¿Por qué a veces no podemos disfrutar del coito?

¿Qué hacer ante el dolor al momento de la penetración vaginal?

Resultado de imagen para dolor vaginal

Los encuentros sexuales deben ser momentos de enorme felicidad. Poder estar en la intimidad con tu pareja se convierte en algo verdaderamente entrañable. Pero ¿qué pasa cuando al momento de la penetración empezamos a tener dolor? ¿qué ocurre cuando en ese momento en que buscamos unirnos en lugar de vivir un momento mayor de placer vivimos un momento desagradable? Probablemente estés padeciendo vaginismo.

El vaginismo es una contracción involuntaria del músculo llamado pubocoxigéo. Este músculo, que es una especie de cubierta de la vagina, puede lograr contracciones voluntarias que nos llevan a tener mayor satisfacción al momento de la penetración. Pero, la contracción involuntaria causa dolor y rechazo, y puede llevar a diferencia entre la pareja si no hay comprensión.

Una de las causas es que haya una alteración natural o genética de las paredes vaginales, sea por rigidez o estrechez, que impiden la penetración. Otra causa es la psicológica, ya sea por miedo al encuentro sexual, por malas experiencias al momento de ser penetradas, incluso por agresiones sexuales que se hayan, lamentablemente, vivido.

En cualquier caso, al momento de sentirse el dolor, viene el rechazo por un acto de defensa ante el mismo. El desconocimiento de la existencia o padecimiento del vaginismo nos puede llevar a una frustración, ya que la pareja vive esa situación de incomodidad sin atreverse a preguntar las causas, y la chica que lo padece no encuentra los mecanismos de comunicación. Esto puede ser cada vez más grande y llevar a la ruptura de la pareja. Esa separación no será la solución, porque el problema seguirá presente.

Por lo anterior, es recomendable que en la visita al ginecólogo se pueda externar esta situación. Será de suma importancia descubrir por qué se manifestando y se pueda tener un diagnóstico seguro y un tratamiento adecuado, esto en el caso de que sea una situación orgánica. En caso de ser un padecimiento psicológico, se tendría que acudir con el terapeuta sexual para que pueda orientar adecuadamente.

Ahora bien, mientras se logra tener el apoyo médico o terapéutico, será importante dar mayor tiempo al periodo de excitación, logrando con ello una mayor lubricación. Dar más tiempo de exploración a la zona externa vaginal, incluso utilizar lubricantes e hidratantes antes de la penetración. Recordemos que no sólo es la penetración vaginal lo que hace una relación placentera. Recordemos también que el orgasmo se puede lograr estimulando otras zonas eróticas.

Si ya sabes que lo estás viviendo, háblalo con tu pareja, la comunicación es la base de toda buena relación.