SOLTAR LAS CUERDAS QUE NOS ATAN.

¿Sabes cuando estás atando una cuerda para que no se te escape de las manos? Si en cuanto la sueltas la cuerda se escapa de tus manos, el esfuerzo que estás haciendo ahora mismo probablemente ¡las dañe! Si piensas en soltar la cuerda o no, o si tienes claro que lo...