4164 4270 / 4164 4271 contacto@centrohumanista.mx

La codependencia del alcohol es un mecanismo automático de alguien que vive con una persona que es adicta al alcohol.

La casa donde se establece una situación de codependencia y prevalece el alcohol se convierte en disfuncional. Existen comportamientos que son perjudiciales para la vida sana. Sus acciones y creencias también llegan a ser muy diferentes y perjudiciales para la vinculación de la familia.

No hay confianza y los miembros no se comunican entre sí con franqueza acerca de las cosas que hacen. Vivir en tal condición de codependencia al alcohol casi siempre da lugar a la ansiedad y la preocupación.

Sin embargo, todo familiar o amigo de una persona afectada por el alcoholismo debe llegar al conocimiento  de que el adicto “No dejará” la bebida hasta que él mismo así lo decida y que otros poco pueden hacer por controlar o cambiar la situación.
Los seres humanos somos responsables únicamente por nuestros propios actos y no podemos controlar o resolver la vida de otro ser humano por mucho  que lo amemos o deseemos su bienestar. En la medida que la familia vive su propia vida, y deja que el alcohólico se enfrente a sus propias consecuencias por duras que puedan ser o parecer, ayudará a no retrasar la posible recuperación del adicto.

Además, no quiere decir que vamos a dejar de ser sensible en cuanto al tema y sobre todo en la convivencia con estas personas, pero si ser enfático en buscar la ayuda pertinente para la solución de una convivencia familiar sana e integral.

Para concluir, nunca debemos asumir una cruz que no nos pertenece, pero si tenemos el deber de ayudar, escuchar y buscar una solución en pro de nuestra familia, para conservar la unión, la paz y sobre todo la armonía con en el entorno.

Somos productos de nuestras decisiones…

Nunca es tarde para volver empezar, solo comienza por crear parte de tu responsabilidad.

¿Te gustaría saber más sobre CODEPENDENCIA?

INGRESA AQUÍ
WhatsApp chat