¿Y ahora qué Hago?

Primeramente, hay que entender que la menopausia es la época de la vida donde la mujer deja de tener menstruaciones. Suele ocurrir naturalmente, con mayor frecuencia después de los 45 años. La menopausia se produce porque los ovarios de la mujer ya no producen las hormonas estrógeno y progesterona.

De igual forma, una mujer llega a la menopausia cuando no tiene un periodo menstrual durante un año. Los cambios y los síntomas pueden empezar varios años antes.

Sus síntomas varían, algunas mujeres experimentan algunos de ellos:

  • Cambio en el ciclo menstrual.
  • Sofocos
  • Sequedad Vaginal
  • Problemas del tracto urinario
  • Dolores de cabeza, sudores nocturnos, problemas para dormir y cansancio
  • Aumento de peso

Al mismo tiempo, se tiene que saber que cada mujer vive la transición menopáusica de forma diferente. Algunas mujeres solo son conscientes de la menopausia por la finalización de la menstruación. Para otras, los cambios hormonales pueden generar alteraciones y cambios a nivel físico y emocional que afectan su calidad de vida. Por eso es necesario conocer en que consiste este periodo de la vida.

Por consiguiente, existen diferentes tratamientos que pueden ayudar a minimizar la sintomatología propia de la menopausia. Ante todo, se debe establecer en que etapas te encuentras y cuales son los síntomas específicos que podrías estar padeciendo. Ya que los diferentes tratamientos van acordes de las necesidades de cada mujer, de forma individual, ya que el ginecólogo deberá determinar el mejor tratamiento.

¿Qué podría hacer para aliviar los síntomas o prevenir enfermedades?

El tratamiento de la menopausia debe ir dirigido principalmente a la prevención de las complicaciones a largo y medio plazo y al alivio de los síntomas a corto plazo:

  • Realizar controles médicos te ayudará a detectar el riesgo de enfermedades.
  • Visitar a tu ginecólogo de forma periódica te permitirá realizar las mamografías y citologías correspondientes para prevenir complicaciones.
  • No fumes. Dos años después de abandonar la adicción, el riesgo de ataque cardíaco regresa al valor promedio poblacional y el riesgo de cáncer de pulmón disminuye alrededor de un tercio.
  • La Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) puede mejorar los síntomas depresivos. Se trata de un tratamiento cuya función es sustituir los estrógenos (hormonas responsables de las funciones sexuales femeninas) que los ovarios dejan de producir durante la menopausia. Sólo es aconsejable si te la recomienda tu médico de confianza.

Recuerda que la menopausia no es una enfermedad, si no un proceso natural de la vida en la que las mujeres dejan de ser fértiles, por lo que cesan los procesos relacionados a la posible gestación.

 

 

 

WhatsApp ¿Deseas agendar una cita?