4164 4270 / 4164 4271 contacto@centrohumanista.mx

VPH, una compañía indeseable.

Las enfermedades de transmisión sexual son aquellas que se contagian con el contacto sexual persona a persona, ya sea vía oral, vaginal o anal. El virus del papiloma humano, VPH por sus siglas, es una de estas enfermedades.  Se ha reportado la existencia de más de 200 tipos de papiloma, aunque la mayoría son imperceptibles a la vista cuando no se han desarrollado, y solo un grupo de 15 de estos son alto riesgo. En ese sentido, se puede ser portador sin saberlo, ya que los síntomas aparecen cuando ya está más desarrollado.

Algunos de los síntomas visibles son las verrugas o condilomas que pueden aparecer en la vagina, la vulva, el pene, el ano, en la parte posterior de la garganta, bajo la lengua, y pueden llegar a causar cáncer. Insistimos que el contagio es con el contacto sexual piel con piel. En el inicio de la enfermedad, el llamado periodo prepatogénico, aparecen síntomas como dolor constante al momento de la penetración vaginal, ardor e irritación en la zona genital. Cuando hay riesgo de cáncer es cuando se presentan lesiones en el cuello del útero, detectables con un estudio de Papanicolaou.

En México se habla de más de 40 mil muertes por causa de cáncer cérvico uterino, por eso es muy importante la cultura de la prevención.
El virus tiene un periodo de incubación de pocas semanas una vez contraído. Cuando aparecen las verrugas es necesario intervenir de inmediato. Ya decíamos del estudio de Papanicolaou para ellas, en el caso de los hombres, además de la revisión ocular se pueden realizar estudios por PCR, son pruebas microscópicas sobre el ADN para descartar cualquier tipo VPH.

Además de la falta de una cultura de prevención, la ausencia de protección durante las relaciones sexuales, el intercambio de parejas sexuales, la alta frecuencia de contacto sexual, el cambio constante de pareja sexual, el consumo de alcohol o drogas que puedan llevar a vivir una conducta de riesgo en el acto sexual, son factores que debemos tener presentes y estar alertas para evitar contagio.

Los dos tipos de VPH de alto riesgo son el 16 y 18 vinculados al cáncer cérvico uterino. Pero es importante, muy importante que el especialista determine los estudios y tratamientos necesarios. Además del Papanicolaou se pueden hacer diagnósticos con biopsia cervical (se toma una pequeña muestra del cuello uterino para su estudio).

La infección causada por esta enfermedad es incurable, aunque en el caso de los tipos de VPH de bajo riesgo puede llegar a desaparecer en un lapso de seis meses. No existe antibiótico que elimine el virus, por eso es importante que el ginecólogo determine el tratamiento adecuado dependiendo del avance de la enfermedad.

El mejor tratamiento es la prevención: el uso del condón, la práctica sana de las relaciones sexuales, no usar ropa íntima ajena. Y sobre todo acudir periódicamente al ginecólogo y ellos al urólogo.

 

WhatsApp chat